ginecoweb: temas especiales

control menstrual en la adolescente especial

 

Para una adolescente con discapacidades físicas, intelectuales o ambas, y para sus cuidadores, la menstruación puede presentar desafíos significativos. Los episodios hemorrágicos irregulares, que ocurren comúnmente en adolescentes durante los primeros 2-5 años después de la menarquia, y las preocupaciones conductuales que acompañan los períodos menstruales, especialmente en adolescentes con retraso en el desarrollo, pueden causar problemas significativos. Además, las preocupaciones sobre la sexualidad y la vulnerabilidad al abuso y el embarazo contribuyen a las preocupaciones de muchos cuidadores. Los obstétras-ginecólogos deben anticipar las solicitudes de supresión menstrual, posiblemente antes de la menarquia, y ser capaces de ofrecer información, consejería y orientación a los cuidadores. Este Dictamen del Comité (ACOG) se centra en las preocupaciones, la evaluación y los métodos utilizados para la manipulación menstrual en adolescentes con discapacidades físicas y de desarrollo.

Dr. Ricardo Gómez Betancourt

ACOG, conclusiones y recomendaciones:

 

    La atención ginecológica óptima para adolescentes con discapacidades es integral:

    Mantiene la confidencialidad.

    Es un acto de dignidad y respeto hacia el paciente.

    Maximiza la autonomía del paciente.

    Evita el daño.

    Evalúa y aborda el conocimiento del paciente sobre la pubertad, la menstruación, la sexualidad, la seguridad y el consentimiento.

Las adolescentes con discapacidades pueden tener otras causas de irregularidad menstrual, incluyendo la enfermedad tiroidea en adolescentes con trisomía 21 (S. de Down), altos niveles de prolactina debido a la medicación estabilizadora del estado de ánimo (antipsicóticos y sedantes) y Síndrome de Ovario Poliquístico en adolescentes con trastornos convulsivos.

En adolescentes con discapacidades, las infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden no diagnosticarse, diagnosticarse o confundirse con infecciones del tracto urinario porque el obstetra-ginecólogo puede suponer que el paciente no es sexualmente activo o el paciente puede no tener la capacidad de sentir o reportar síntomas.

Si después de una evaluación, el adolescente, su familia y el ginecólogo han decidido que la intervención menstrual está justificada, las ventajas y desventajas de los métodos hormonales deben revisarse e individualizarse según las necesidades específicas de cada paciente.

La amenorrea completa puede ser difícil de lograr, y las expectativas realistas deben ser tratadas con la paciente y sus cuidadores. El objetivo en la manipulación menstrual debe ser la supresión óptima, lo que significa una reducción en la cantidad y días totales de flujo menstrual.

Los fármacos antiprostaglandina (AINES, analgésicos anti-inflamatorios no esteroideos), en dosis adecuadas basadas en el peso del paciente, disminuyen la hemorragia menstrual ovulatoria en aproximadamente 30-40%.

Los anticonceptivos orales combinados pueden utilizarse continuamente o durante un período prolongado para lograr una supresión óptima.

Los progestágenos orales en dosis altas, incluyendo píldoras anticonceptivas sólo de progestina (minipíldora), se pueden usar diariamente para intentar la supresión menstrual, pero la eficacia en lograr la amenorrea depende de la dosis y la adherencia a tomar la hormona lo más cercano posible a la misma hora cada día.

El uso de acetato de medroxiprogesterona de depósito (DMPA, Dopo-Provera) produce tasas relativamente altas de amenorrea en la cuarta dosis (aproximadamente 90% por ciclo de 90 días) y tiene una larga historia de uso clínico para suprimir la menstruación, pero puede producir pérdida de masa ósea con el uso prolongado

El dispositivo intrauterino de levonorgestrel (DIU, Mirena) pueder ser considerado para cualquier paciente adolescente. La hemorragia irregular es común en un principio, pero las tasas de amenorrea aumentan con el tiempo y la pérdida sanguínea global disminuye significativamente. Se puede usar 5-6 años seguidos

La histerectomía con el propósito de cesar la menstruación normal sólo puede ser considerada después de haber intentado, y fallado, todas las demás alternativas razonables.

La supresión menstrual antes de la menarquia y la ablación endometrial no se recomiendan como tratamiento.

ACOG, Committee Opinion #668, august 2016. Menstrual Manipulation for Adolescents With Physical and Developmental Disabilities