fisiología femenina

desarrollo femenino

 

El paso de niña a mujer, la Pubertad femenina, imprime profundos cambios fisiológicos en la niña para convertirse en mujer, en un adulto, con la madurez orgánica y mental necesarias para la reproducción y una vida independiente.

La Pubertad es un proceso contínuo, de unos 3-4 años, que se inicia en la mujer entre los 8 y los 14 años, implica modificaciones mamarias (Telarca), la aparición de vello púbico (Pubarca) y la aparición de la primera menstruación (Menarca). En promedio toma 2 años desde el momento en que aparecen los primeros vestigios mamarios (botón mamario) hasta que se presenta la primera menstruación.

El crecimiento, la ganancia de estatura, es sumamente importante ya que en este período la niña adquirirá su estatura final, creciendo unos 8,5 cm al año antes de la menarca y unos 4-6 cm después de ella. Mientras mas jóven sea la edad de la menarca, menor será el crecimiento lineal final, esto es un hecho.

El sistema ginecoendocrino iniciará los procesos que conducen al crecimiento y maduración de los órganos reproductivos internos y externos y finalmente a la ovulación cíclica y la fertilidad.

Las hormonas masculinas (producidas en el ovario y glándulas suprarrenales) aumentarán la masa muscular, el vello corporal, la secreción grasa cutánea (incluyendo la aparición del acné) y la Líbido. El cuerpo en general se modificará adquiriendo las características propias de la mujer que no requieren explicación.

Se presentarán, además, los cambios cognitivos y afectivos propios de la transición de la niña a la adulta, la Adolescencia; cambiarán sus intereses, dejará de lado los juguetes de niña para empezar a interesarse por cosas "mas serias" y en el sexo opuesto. Se comienza a notar su interés por el futuro, las dudas existenciales, el deseo de independencia y el interés profesional.

genitales externos, anatomía y función

 

La Vulva es la parte externa, visible, de los genitales femeninos (genitales externos). Incluye Labios mayores, labios menores, clítoris, uretra, glándulas de Bartholino y de Skene, vestíbulo, himen y vagina

Tiene dos tipos de tejido con características muy diferentes: piel externa resistente y seca (queratinizada) que cubre la cara externa de los labios mayores y que se continúa con la piel de las piernas y abdomen; y la mucosa, húmeda y delicada que partiendo de la cara interna de los labios mayores cubre y se extiende hacia el interior de la vagina. La concentración de glándulas sebáceas y sudoríparas y de folículos pilosos es mucho mayor que en otras partes del cuerpo, una adaptación ventajosa acorde a su función.

Piel externa queratinizada: la piel externa de la vulva es más sensible, delicada, vascularizada, inervada y húmeda que la piel del resto del cuerpo; de hecho, es más fina y con tendencia a absorber mejor las sustancias que puedan diluirse en su superficie. Por sus características tiene mayor tendencia a la irritación, pero a su vez, le confiere una mejor y rápida curación y cicatrización.

La mucosa: desprovista de queratina, es rosada, húmeda y profusamente tapizada con glándulas sudoríparas y sebáceas para conservar su integridad y respuesta al estímulo sexual

 

La vulva es una zona delicada, especializada, susceptible a irritarse por fricción y ser blanco de infecciones y enfermedades de transmisión sexual. En los tiempos modernos se añaden nuevas agresiones: afeitado, depilado, lavado excesivo, jabones, limpiadores intimos, desodorantes, toallas diarias, telas sintéticas, stress, sobrepeso, enfermedades metabólicas, etc. Leer Cuidados de la Vulva

genitales internos, anatomía y función:

 

El Utero, las Trompas de Falopio, los Ovarios y la Vagina son los órganos genitales internos

Utero, es el órgano en forma de pera que se encuentra en la cavidad abdominal, que permite la anidación del bebé, y es el órgano encargado de producir la menstruación de no presentarse el embarazo. Una porción del útero es el cuello uterino, que se encuentra en el interior de la vagina y es el encargado de comunicar de manera segura al útero con el exterior para permitir el embarazo, el parto y el drenaje menstrual.

Las Trompas de Falopio, son un par de estructuras tubulares que comunican al útero con la cavidad abdominal y son las encargadas de permitir la fecundación, la nutrición y el traslado seguro del huevo recién fecundado hacia la cavidad uterina.

Los Ovarios, las gonadas femeninas, se ecuentran a cada lado del útero y el íntima relación con éste. En ellos se encuentra casi toda la maquinaria endocrina-hormonal de la mujer, los folículos y los óvulos eventualmente fecundables.

La Vagina, es la estructura tubular central que comunica al útero, a través del cuello uterino, con el exterior. Es el órgano de la copulación, el canal del parto y el conducto de drenaje menstrual. Es una cavidad virtual, sus paredes ocluyen el canal vaginal sin dejar espacio vacío ni permitir la presencia de aire en su interior. Sólo contiene una pequeña cantidad de secreción cervico-vaginal, 1 mL o menos (la secreción promedio es de apenas 1-4 mL al día)

ciclo menstrual, ovulación y menstruación

 

Todos los órganos femeninos que tienen receptores para hormonas sexuales femeninas responden de manera cíclica a ellas.

El ciclo menstrual es el más conocido de ellos, es el más evidente, está marcado por la menstruación. En realidad podriamos hablar del ciclo ovárico, ciclo endometrial y ciclo vaginal pero no son tan notorios como el primero, pero baste decir que el sistema endocrino femenino es cíclico y los tejidos de los órganos que responden a ellas sufren cambios cíclicos.

El ciclo ideal de 28 días tiene dos grandes Fases y la ovulación, en medio de ellas:

1.- Fase folicular, proliferativa o preovulatoria: son los primeros 14 días del ciclo y va desde el primer día de la menstruación hasta la ovulación, día 14. Está marcada por niveles altos de estrógenos, especialmente estradiol. En ésta fase el endometrio crece por aumento del número de sus células y cicatriza los defectos superficiales ocasionados por la menstruación.

2.- Ovulación: en el ciclo ideal ocurre en el día 14. Es la rotura del folículo ovárico maduro (folículo de De Graaf) para liberar el óvulo que podría ser fecundado

3.- Fase luteal, secretora o postovulatoria: son los últimos 14 días del ciclo y va desde la ovulación hasta el inicio de la menstruación si no ha habido embarazo. Está marcada por niveles altos de progesterona. En ésta fase el endometrio madura y se torna esponjoso y rico en glándulas y nutrientes para anidar al huevo fecundado. De no darse un embarazo el endometrio envejece y debe ser recambiado: la menstruación.

hormonas femeninas (y masculinas)

 

Las hormonas femeninas son los estrógenos (estradiol, estrona ,estriol) y la progesterona. Además, debemos incluir a las hormonas masculinas que toda mujer produce y requiere, los andrógenos.

Estrógenos: Estradiol, Estrona y Estriol

Los estrógenos son el componente mas importante del universo hormonal femenino y cumplen múltiples funciones en el desarrollo femenino, la generación y mantenimiento de los caracteres sexuales femeninos, el mantenimiento de la integridad de los genitales internos y externos y del sistema urogenital, efectos sobre el sistema cardiovascular, efectos tróficos sobre piel y cabellos y son mediadores importantes en funciones mentales en la mujer (libido, pensamiento, humor).

Progesterona

Aun cuando cumple con un número menor de funciones, la progesterona es absolutamente necesaria para permitir el embarazo y la lactancia y estabilizar ciertos tejidos (endometrial y mamario) ejerciendo un efecto antagónico y protector sobre aquellos generados por los estrógenos.

La progesterona es de origen ovárico exclusivo y sólo se produce si ha habido ovulación. En el embarazo la progesterona es inicialmente de origen ovárico y posteriormente de origen placentario

Andrógenos: Testosterona, Androsterona, Androstenediona...

La mujer produce hormonas masculinas en los ovarios y las glándulas suprarrenales. Una parte de estas se transforma en estrógenos y cumple los efectos estrogénicos conocidos mientras que la pequeña parte restante ejerce sus efectos directamente sobre sus órganos blanco en forma de hormona masculina.

Los andrógenos cumplen un importante papel sobre huesos, músculos, vello corporal, glándulas sebáceas y la líbido (y otros efectos sobre el sistema nervioso central)