infecciones frecuentes en la mujer

herpes genital

 

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual ocasionada por un virus llamado Herpesvirus tipo 2 o HSV2, caracterizada por la aparición recurrente y de por vida de lesiones vesiculares en el área genital. A diferencia de lo que ocurre con el VPH, la infección por HSV2 si es una infección para toda la vida, que no se puede curar ni se cura espontáneamente y cuyo único tratamiento son lo antiherpéticos que limitan la duración de la infección primaria y de las crisis recurrentes. Hasta un 10% de las infecciones herpéticas genitales son ocasionadas por el tipo 1 (HSV1), agente causal del herpes labial.

Dr. Ricardo Gómez Betancourt

la infección

 

¿Cuáles son los síntomas del herpes?

En la infección primaria: al adquirir la infección por primera vez la paciente se sentirá un poco mal durante algunos dias: malestar, molestias musculares, fiebre de baja intensidad al cabo de 6 a 7 días aparecen vesiculas pequeñas de base roja, muy dolorosas (ardor demoníaco) que se agrupan en racimos y que duran de 2 a 6 semanas y los síntomas van disminuyendo progresivamente hasta desaparecer la manifestacion de la infección

Hay recidivas cada cierto tiempo a partir de la infección inicial, inicialmente los ataques son cercanos (semanas) y dolorosos pero con el transcurrir del tiempo se hacen cada vez mas esporádicos, menos molestos y menos duraderos.

Durante los períodos de actividad de la infección (cuando hay vesículas visibles) el virus es transmisible de una persona a otra al menos en las personas que manifiestan síntomas, no se puede conocer la capacidad infecciosa de las pacientes asintomáticas

¿Cómo se diagnostica?

La mayoría de las pacientes infectadas (75%) no manifiestan sintomatología alguna ni durante la infección inicial ni durante las recidivas y en algunos casos los sintomas pueden aparecer años despues del contagio: esto quiere decir que en la mayor parte de los casos no hay un diagnóstico y la/(el) paciente contagia a sus parejas sin saberlo.

Clínica: las manifestaciones virales son tan típicas que el diagnóstico es fácil de hacer en el 25% de los pacientes que manifiestan la infección: pequeñas vesiculas (menores a 1 mm) con líquido claro, en cualquier parte del tracto genital externo, de base roja que estan solas y/o agrupadas en racimos o lesiones ulceradas, que arden como el demonio y se pueden acompañar de inflamación de los ganglios locales (ingles), malestar general y febrícula.

Citología: en la citología vaginal se pueden observar los cambios celulares típicos de la infección viral por HSV-2 (cuerpos de inclusión)

Laboratorio: el estudio en sangre puede determinar la presencia de anticuerpos marcadores que determinan la presencia del virus (serología para HSV-2). Recientemente se puede poner de manifiesto la infección viral mediante la detección del ADN viral en las lesiones activas (prueba de la PCR)

¿Qué tratamiento se necesita?

El herpes genital nunca se cura (al menos hasta que desarrollen una vacuna) y una vez ocurrida la infección primaria se sucederán un número indeterminado de infecciones recurrentes. No la curamos pero podemos contralarla parcialmente.  Los medicamentos actuales no previenen la adquisición de la infección (o sea, me tomo la pastilla y luego me acuesto con la persona infectada, no sirve)

Medicamentos: utilizamos un esquema de dosis altas de antivirales vía oral (tabletas) y local (cremas) para acortar y limitar los sintomas de la infección primaria y de las recurrencias

Medidas generales:

Usar ropa interior de algodón holgada, que no toque las lesiones; mantener la zona limpia y seca para prevenir infecciones bacterianas asociadas, usar analgésicos anti-inflamatorios para controlar los sintomas locales y generales, las compresas de té de Manzanilla o la Yerbamora alivian el dolor y las manifestaciones locales

Lo que puedo hacer

Practicar sexo seguro y con protección hasta tanto no conozcas bien a tu pareja y sus hábitos sexuales anteriores o presentes

Si eres portadora del Herpes notifica a tu pareja sobre la presencia del virus y la posibilidad de infección si no usa preservativo

Evita las relaciones sexuales durante los períodos de recidiva de la infección o usa el preservativo para prevenir la transmisión a tu pareja

Lo que no debo hacer

Tener contacto sexual durante la actividad de la enfermedad sin notificarlo a tu pareja: una forma perversa de venganza!

Automedicarte: el uso de cremas altera las características de las lesiones, hace mas difícil el diagnóstico y puede generar complicaciones secundarias como la infección bacteriana

No toque directamente las lesiones para evitar la diseminación del virus a otras zonas del cuerpo

Tiempo de recuperación

El herpes genital no se cura pero se puede controlar con los medicamentos apropiados. Las recaidas serán cada vez menos frecuentes, duraderas y molestas pero nunca desaparecerán del todo

El stress físico o emocional, la desnutrición y las enfermedades crónicas o debilitantes ocasionan recurrencias de la enfermedad

¿Qué se puede hacer?

Practique sexo seguro

Hable con su pareja

Practique la monogamia mutua

Utilice sus medicamentos según le indique su médico ya sea para tratar el episodio en curso o prevenir futuros.