flujo vaginal

terminología

 

El Flujo, Descarga o Leucorrea Vaginal son sinónimos del mismo evento: producción, pérdida  o secreción de líquido por genitales externos femeninos. El término médico correcto es Leucorrea Vaginal. En el embarazo el término "pérdida de líquido por genitales externos" se reserva para la rotura de la membrana amniótica (Bolsa de Aguas)

El flujo vaginal no necesariamente representa una situación patológica (la mayoría de las mujeres hablan de “flujo” cuando su secreción es anormal) y la mayor  parte del tiempo  es una condición normal de la vagina puesto que es un órgano que por su características fisiológicas debe permanecer húmedo continuamente y a pesar de su humedad debe mantener ciertas condiciones que impidan la aparición de infecciones anormales.

Muchas mujeres prefieren el témino "humedad vaginal" para referirse al flujo vaginal normal, ya que existe cierta asociación peyorativa con el término flujo.

Dr. Ricardo Gómez Betancourt

secreciones y lubricación vaginal

 

Las secreciones vaginales provienen fundamentalmente del cuello uterino (aproximadamente 80-90%) y en menor grado de las glándulas parauretrales de Skene y las vulvovestibulares de Bartholino (véase la anatomía vulvar); la vagina no tiene glándulas pero se humedece por filtrado de líquido desde sus capas más profundas, esto explica porque la vagina sigue húmeda después de retirar quirúrgicamente el cuello uterino y las glándulas de Bartholino. La vagina se humedece al despertarse en la mañana, con el estímulo sexual y durante el coito.

Las secreciones vaginales contienen agua, moco, grasa (por las glándulas sebéceas del vestibulo vulvovaginal), células cervicovaginales, glóbulos blancos, anticuerpos y bacterias (lactobacillus acidofilus) en armonioso balance para preservar la integridad del órgano. Esto explica por que usar Duchas Vaginales es dañino para la vagina.

Color: es variable dependiendo de la fase del ciclo menstrual, uso de anticonceptivos orales u otras hormonas, medicación, actividad sexual, tipo de prenda íntima, etc. pero en líneas generales debe ser entre transparente y blanco perlado homogéneo (como leche descremada). No es normal el color amarillo intenso o verde y lógicamente, tampoco lo es el color rojo.

Consistencia: variable, de muy líquido y delicado (como ocurre durante la ovulación) a espeso y pegajoso (fase postovulatoria, uso de minipíldora y embarazo)

Olor: es "sui generis", o sea, a lo que se supone debe oler algo específico. La orina, por ejemplo tiene olor a orina y huele a eso. La secreción vaginal tiene su propio olor que se describe como "carne cruda" o un leve aroma axilar. El olor se exacerba durante la estimulación sexual por la secreción de sus glándulas. No parece haber diferencias raciales en el olor genital femenino aunque seguramente debe haberlas debido a la dieta, el peso corporal. la actividad física y el tipo y material de la ropa íntima

Cantidad: hay mujeres más húmedas que otras, a juzgar por el reporte subjetivo de algunas de ellas, pero esto no es demostrable cientificamente. Lo cierto es que cada mujer se conoce así misma y cuando reportan cantidad aumentada de flujo vaginal es posible que ese síntoma requiera ser tomado en cuenta, especialmente si tiene características que sugieran una infección vaginal

flujo anómalo

 

Como regla sigo estos sencillos paradigmas:

El flujo vaginal, aun de olor penetrante no es necesariamente anormal

No todo los flujos vaginales requieren tratamiento

Si no tiene olor pero genera prurito e irritación genital la causa más probable es un hongo, la Candidiasis genital

Si tiene olor a "pescado" pero no genera prurito ni irritación genital la causa más probabl e es una Vaginosis Bacteriana, un desbalance de la flora vaginal autóctona

Si tiene olor a "pescado" y genera prurito e irritación genital la causa más probable es una Tricomoniasis, una infección vaginal ocasionada por la Trichomonas Vaginalis, un parásito considerado agente de transmisión sexual